Página 12 no rectifica cuando difama a un periodista Gisela Marziotta. Foto: Ignacio Sánchez

Página 12 no rectifica cuando difama a un periodista

El diario perteneciente al jefe del PJ porteño me ha difamado atribuyéndome una declaración en sede judicial de Buenos Aires realizada por Rodolfo Galimberti el 26 de abril de 1990. Mediante esa tergiversación de la verdad, me convierten en un delator, y en responsable de manipular el caso Graiver en tribunales, conducta que distinguiera a Galimberti, no a mí. Es la segunda vez que me ocurre en este tema. Antes lo hizo María O’Donnell en su libro Born.

Me refiero a la nota de Gisela Marziotta, titulada La “vida de derecha” de Rodolfo Galimberti, (1) que ha salido en repetición sábado, domingo y lunes en la edición virtual de Página 12. La autora realiza una temeraria afirmación, que difícilmente se pueda achacar a la ignorancia. Disculpa a Galimberti del direccionamiento que operó ese procedimiento penal, e implícitamente me lo imputa a mí. Afirma que el 26 de abril de 1990 hice a tal efecto una declaración judicial en el caso Graiver. Para esa fecha yo estaba imposibilitado de viajar a la Argentina por cuestiones ajenas a mi voluntad. Como todo refugiado político del ACNUR, tal status me impedía volver a mi país de origen.

El calumnioso artículo va más lejos. Asignándome esa declaración de seis horas de Galimberti del 26 de abril de 1990 en los juzgados de Comodoro Py, Marziotta intenta hacer creer que constituyó la contraprestación previa mía para que el Presidente Menem me indultara el 14 de agosto de 1990. Debe recordarse que casi contemporáneamente, en julio de 1990, publiqué en Argentina, El crimen de Graiver, una investigación periodística del escándalo. Sin variar el contenido, el libró se reedito en 2007 y 2010. Allí objeté: las versiones de Galimberti, de los magistrados judiciales, del embustero ministro Granillo Ocampo, del Tata Yofre (a cargo de la SIDE), de Lidia Papaleo e Isidoro Graiver, de Clarín, y de Jorge Born. Se puede leer en mi sitio web. En cuanto al libro Born de la O’Donnell, le repliqué en 2015. (2)

Fueron los biógrafos de Galimberti, Marcelo Larraquy y Roberto Caballero, quienes rescataron la verdad al respecto sobre la ominosa declaración de Galimberti del 26 de abril de 1990, en página 466 del libro publicado en el 2000. Añaden en página 469 que el 27 de diciembre de 1990, el fiscal Romero Victorica  -quien había pedido mi captura a Suiza y mi extradición a la Argentina en 1986, las que fueron rechazadas por la Confederación Helvética- me “citó oficialmente a declarar como testigo”, obviamente en Buenos Aires. Agregaron que el 28 de diciembre de 1990, “Menem concedió el indulto a Videla, Massera y Firmenich”. (3)

El resto de las pruebas documentales de lo antes planteado se adjuntan al pie (4). También mi declaración espontánea, refrendada en sede consular argentina en Zurich, el 18 de enero de 1991, respondiendo por qué no iba a concurrir a la convocatoria de Romero Victoria en Buenos Aires. Esa declaración que paralelamente se acompaña en los Anexos, la publiqué en mi primera reedición de Montoneros final de cuentas en 1999 (Ediciones de la Campana). Confirmé la autoría del libro sobre David Graiver. Estábamos en democracia. Me puse y sigo a derecho.

Sin embargo, no tengo prueba alguna que dicha declaración consular haya sido volcada en la causa judicial, pues la convocatoria fue al menos irregular. Me tendrían que haber convocado por comisión rogatoria diplomática o judicial, no por un fax personal a mi lugar de trabajo en Ginebra, como sucedió. El procedimiento correcto se hizo en el juicio a los Comandantes de las Juntas Militares en 1985. Se les enviaron las preguntas a los testigos exiliados, mediante exhorto diplomático. El funcionario a cargo de la Embajada les leyó las preguntas del Fiscal Julio C. Strassera, registró las respuestas y se remitieron a la H. Cámara por valija diplomática sin que los testigos se movieran del país de residencia.

Ese 18 de enero de 1991, el cónsul argentino en Zurich, Alfonso von Becke-Klüchtzner, ante el cual firmé mi declaración previamente mencionada, también me renovó la validez de mi pasaporte argentino que me dieran mis captores de la ESMA, cuando me pusieron en libertad en 1978. Regrese en visita al país hacia fines de 1991. Dos ex-compañeros de cautiverio me fueron a esperar al Aeropuerto de Ezeiza: Lila Pastoriza y Martín Gras. Fui el último refugiado reconocido por la ONU en retornar a la Argentina. No pude estar antes en Buenos Aires, concretamente el 26 de abril de 1990, como pretende Marziotta.

Ni antes ni después, jamás puse el pié en oficinas de los magistrados de la causa. Nunca firmé nada ante ellos. No obstante, como es de público conocimiento, algunos personajes vinieron a Ginebra a presionarme, ofrecerme dinero, o me llamaron por teléfono, como lo denuncié oportunamente. Los biógrafos de Galimberti lo han desmenuzado. Yo no quería acumular más conflictos en mi vida errante de emigrante político. No podía dejar pasar la oportunidad de continuar insistiendo por mi indulto, aunque sin pagar precio alguno, lo que mis indeseables interlocutores no querían hacer. Perduraba el peligro sobre mi libertad. Era viudo con dos hijos menores y pendía sobre mi cabeza el pedido de captura internacional del fiscal Romero Victorica.

En ese contexto, no debe perderse de vista la jurisprudencia internacional en la materia. Cualquier país de acogida de un extranjero requerido en extradición por otro país, no se expide sobre el fondo de la controversia. No le da la razón a ninguna de las partes en pugna. Solo debe pronunciarse sobre el foro donde debe dirimirse el conflicto entre el Estado requirente y la persona requerida. Suiza podía ponerme en un avión a Buenos Aires en cualquier momento. La decisión final no es recurrible, y es gubernamental, no judicial.

Con todo, mi argumento de confirmar el libro en el sumario, para lo cual debían previamente indultarme, condición indispensable para viajar libremente a la Argentina, resultó indigerible para los enviados del gobierno y de Jorge Born que venían a verme. Ninguno de ellos podía aceptar mi versión del caso Graiver, que sigue a la vista de quien quiera leerla. Por cierto, la presentación del libro testimonial mio en la causa, por lo contradictorio con la nueva historia oficial, pergeñada por Galimberti el 26 de abril de 1990, nunca ocurrió. Jamas hubo transacción alguna.

A los que desfilaban por Ginebra para quebrarme, y pagar un precio inconfesable por el indulto, lo único que les importaba era que yo delatara gente. Born me envió un emisario portador de unas 200 preguntas escritas para que botoneara y me auto-incriminara. Romero Victorica pretendía ir a Cuba a recuperar fondos montoneros, y fantaseaba que yo debía ayudarlo. La policía federal suiza fue a su hotel en Ginebra y lo expulsó por intentar realizar un “acto de instrucción” al venir para hablar conmigo, sin pedir la autorización judicial previa. A Galimberti lo demoraron en la aduana porque tenía pedidos de captura no removidos por la democracia. El otrora líder de la JP y el superfiscal de menemismo estaban obsesionando con el periodista Horacio Verbitsky. Los biógrafos Marcelo Larraquy y Roberto Caballero reconstruyeron la trama de aquel delirio. De hecho, Romero Victorica, el Tata Yofre, Jorge Born y Carlos Menem, aún me deben estar esperando que vaya a declarar a Comodoro Py. (5)

Me detendré sobre los detalles de mi indulto. Es un rompecabezas que vale la pena reconstruir. El decreto presidencial que me indultara exclusivamente a mi el 14 de agosto de 1990, citado por la Marziotta, a su vez desindultaba a una de mis compañeras de cautiverio en la ESMA, Lila Pastoriza, indultada presuntamente por error con anterioridad en un decreto grupal y genérico de varias decenas de perseguidos como ella y yo, del que me habían dejado a afuera. Verificaran al calce que “mí” decreto es de una generalidad abstracta inasible. Un texto corto redactado a las apuradas, insulso, que solo sirvió para que cesaran de perseguirme, sin contrapartida de mi lado. Sería absurdo sostener, como induce la nota de Página 12, que Menem lo hizo por alguna razón causal vinculada a conjeturales declaraciones mías que no existen, si es lo que Marziotta ha pretendido postular.

La razón de este “tratamiento personal” del que fui objeto no es quizá tan insólita. Probablemente me excluyeron en una primera instancia del indulto para coercionarme y querer doblegar mi resistencia a someterme a los funcionarios políticos y judiciales de turno. Pero como no cedí, protesté, mandate un abogado que fue a la Casa Rosada y presentó una queja, y armé ruido mediático, al final resolvieron indultarme, sin que yo endosara ninguna contrapartida. Queda para los historiadores desentrañar si esos indultos presidenciales a las decenas de “procesados” por hipotéticos crímenes relacionados con la oposición a la dictadura, fueron dentro o al margen de la ley, ya que la facultad del Presidente se refiere a indultar individuos condenados y claramente no era mi caso. (6)

Gisela Marziotta y Página 12 han falseado la verdad de hechos suficientemente probados. Subrepticiamente me acusan de haber tenido motivaciones espurias en mi conducta pública y privada. Por lo demostrado anteriormente utilizan un hecho de suma importancia de la historia política reciente, relacionado con la lucha de la tendencia revolucionaria del peronismo, haciéndome responsable de una contraprestación previa mía al indulto de Menem, para colmo a través de una declaración llevada a cabo por otra persona. Es asimismo una aberración porque me adjudica una intencionalidad opuesta a las convicciones que he mantenido a lo largo de mi vida.

Por todo esto pedí dos veces a Marziotta que se rectificara, con copia a otro miembro de la redacción de Página 12 como testigo. No lo han hecho. Desafío a Página 12, diario cuyo staff fundador integré en 1987, a que exhiban una declaración mía en la causa que sostenga su acusación. Página 12 y Gisela Marziotta ha sido injuriantes conmigo. Condeno tal gesto que repugna, al tiempo que busca denigrar y revictimizarme como perseguido político tanto de la última dictadura militar como del menemismo.

Juan Gasparini, autor de Montoneros final de cuentas, 1988, reedición sin cambios en 2019, por editorial Estela Eterna.

(1) Página 12, del 4, 5 y 6 de junio de 2020 ( https://www.pagina12.com.ar/270662-la-vida-de-derecha-de-rodolfo-galimberti)

(2) www.juangasparini.com, 11 de mayo de 2015 (http://www.juangasparini.com/reportajes/jefes-montoneros-botonearon-a-cambio-de-indultos-del-presidente-carlos-menem/)

(3) Galimberti De Perón a Susana De Montoneros a la CIA, Marcelo Larraquy y Roberto Caballero, Norma, 2000. Extracto del informe en francés del Departamento Federal de Justicia y Policía suizo, del 27 de marzo de 1991, sobre el pedido de captura y extradición de la Argentina en mi contra. Enlace: https://bit.ly/2MKKS8A

(4) Anexo documental. Enlace: https://bit.ly/2ATd4DD

(5) Galimberti …. ya citado.

(6) Constitución Nacional, capítulo tercero, atribuciones del poder ejecutivo, artículo 86  6a, Editorial Kapelusz, Buenos Aires, 1984.