El periodista y el militante

Editorial

El periodista y el militante En tanto observador del mundo, el periodista arroja una apreciación individual, distinta a la del militante, partícipe de un deseo colectivo. El periodista debe manifestar una toma de conciencia de la complejidad de la actividad política, sus contradicciones, puntualizando las diferencias que a veces se dan entre las promesas y la claudicación en los actos. Le cabe asimismo señalar el contexto, donde la supremacía de los imperativos de los partidos, clanes y organizaciones, suelen imponerse al interés general.En cambio, el militante asume gregariamente un proyecto y lo defiende tenazmente, abrazando sus claroscuros y concesiones. Resiste a la crítica y batalla para tomar o mantenerse en el poder. Por el contrario el periodista es una suerte de mercenario con principios. Gana un salario pero no escribe cualquier cosa. Tiene móviles y valores autónomos para apreciar la acción política, independientemente de compromisos sectoriales e ideologías. Su oficio es solitario. Fecunda obteniendo la confianza y el apoyo de los demás. Lo motiva la curiosidad y el entusiasmo por la información. Necesita firmeza para adquirir el conocimiento, enfrentar los obstáculos del combate profesional, y vencer a la ignorancia y el miedo.

última noticia

último reportaje

libro destacado

Montoneros, final de cuentas

Montoneros, final de cuentas

Paco Ignacio Taibo II, uno de los biógrafos del Che, decía en su libro sobre Ernesto Guevara que “en la historia nadie es propietario de documentos, tan solo de interpretaciones”. Lleva razón…

Juan Gasparini La medida cautelar que acaba de dictar la justicia de Rio Negro, suspende la ejecución del proyecto del empresario ingles, desbastador para la ecología de la zona, pero no resuelve el problema de fondo, investigado en el reportaje adjunto, publicado hace 6 años, que se mantiene incólume gracias a la impunidad política y judicial.15.01.2017 at 02:38 pmLike
Juan Gasparini Publicada 20 años atras, no ha sido tarde leer ahora esta brillante novela que trasciende el genero policial para adentrarse en el marco social, de los medios de comunicación y en la trama sicológica de los personajes, con un final violento que trasluce la injusticia que a veces cae sobre los hombres de bien.14.01.2017 at 05:34 pmLike
Juan Gasparini Suiza ya trasmitió a Brasil las 1000 cuentas de los coimeados de los casos Petrobras y Odebrecht. No creo que la justicia brasileña vaya a otorgar un estatuto preferencial a un testigo sin chequear que la información que brinda es verifica. Da la impresión que la defensa de Arribas por el gobierno y el rol oscuro que está jugando la UIF recuerdan las etapas más nefastas de la corrupción kirchneristas.13.01.2017 at 01:55 pmLike