El periodista y el militante

Editorial

El periodista y el militante En tanto observador del mundo, el periodista arroja una apreciación individual, distinta a la del militante, partícipe de un deseo colectivo. El periodista debe manifestar una toma de conciencia de la complejidad de la actividad política, sus contradicciones, puntualizando las diferencias que a veces se dan entre las promesas y la claudicación en los actos. Le cabe asimismo señalar el contexto, donde la supremacía de los imperativos de los partidos, clanes y organizaciones, suelen imponerse al interés general.En cambio, el militante asume gregariamente un proyecto y lo defiende tenazmente, abrazando sus claroscuros y concesiones. Resiste a la crítica y batalla para tomar o mantenerse en el poder. Por el contrario el periodista es una suerte de mercenario con principios. Gana un salario pero no escribe cualquier cosa. Tiene móviles y valores autónomos para apreciar la acción política, independientemente de compromisos sectoriales e ideologías. Su oficio es solitario. Fecunda obteniendo la confianza y el apoyo de los demás. Lo motiva la curiosidad y el entusiasmo por la información. Necesita firmeza para adquirir el conocimiento, enfrentar los obstáculos del combate profesional, y vencer a la ignorancia y el miedo.

ÚLTIMA NOTICIA

El desafío suizo para frenar la segunda ola del coronavirus

El desafío suizo para frenar la segunda ola del coronavirus

El objetivo helvético es reducir a la mitad los contagios por el Covid-19. Busca impedir que los hospitales se saturen y que las autoridades sanitarias deban optar por no aceptar pacientes con pocas esperanzas de vida. Los test rápidos de 15 minutos son, de momento, la única esperanza al alcance de los científicos para frenar la propagación del virus. Se trata de detectar masiva y rápidamente la infección en el estado inicial de la…

ÚLTIMO REPORTAJE

La fuga hacia adelante de Cesare Battisti, el emblemático “terrorista” europeo de los años 70

La fuga hacia adelante de Cesare Battisti, el emblemático “terrorista” europeo de los años 70

En Italia, la guerra sucia del paramilitarismo al amparo del Estado y los años de plomo de la lucha armada de la insurgencia juvenil, dejaron asignaturas pendientes en la historia del país, a falta de una rendición de cuentas. Contexto histórico, derrotero y las respuestas del otrora guerrillero urbano Cesare Battisti, desde «Guantánamo Calabro», penitenciaría donde purga la pena máxima.

LIBRO DESTACADO

Montoneros, final de cuentas

Montoneros, final de cuentas

Paco Ignacio Taibo II, uno de los biógrafos del Che, decía en su libro sobre Ernesto Guevara que “en la historia nadie es propietario de documentos, tan solo de interpretaciones”. Lleva razón, pero en la trama de los Montoneros, los que tienen las llaves de acceso a algunos de esos papeles, las guardan celosamente. Las Fuerzas Armadas que los derrotaron esconden –tal vez han destruido- no solo las pruebas escritas de sus crímenes al perpetrar el aniquilamiento…