El periodista y el militante

Editorial

El periodista y el militante En tanto observador del mundo, el periodista arroja una apreciación individual, distinta a la del militante, partícipe de un deseo colectivo. El periodista debe manifestar una toma de conciencia de la complejidad de la actividad política, sus contradicciones, puntualizando las diferencias que a veces se dan entre las promesas y la claudicación en los actos. Le cabe asimismo señalar el contexto, donde la supremacía de los imperativos de los partidos, clanes y organizaciones, suelen imponerse al interés general.En cambio, el militante asume gregariamente un proyecto y lo defiende tenazmente, abrazando sus claroscuros y concesiones. Resiste a la crítica y batalla para tomar o mantenerse en el poder. Por el contrario el periodista es una suerte de mercenario con principios. Gana un salario pero no escribe cualquier cosa. Tiene móviles y valores autónomos para apreciar la acción política, independientemente de compromisos sectoriales e ideologías. Su oficio es solitario. Fecunda obteniendo la confianza y el apoyo de los demás. Lo motiva la curiosidad y el entusiasmo por la información. Necesita firmeza para adquirir el conocimiento, enfrentar los obstáculos del combate profesional, y vencer a la ignorancia y el miedo.

última noticia

último reportaje

libro destacado

Montoneros, final de cuentas

Montoneros, final de cuentas

Paco Ignacio Taibo II, uno de los biógrafos del Che, decía en su libro sobre Ernesto Guevara que “en la historia nadie es propietario de documentos, tan solo de interpretaciones”. Lleva razón…

Juan Gasparini El 29 de mayo se cumple en Argentina un nuevo aniversario del secuestro del ex general Pedro Eugenio Aramburu, cuyo "ajusticiamiento" por los Montoneros, constituyó el nacimiento de la guerrila peronista en 1970: recosntrucción histórica y derecho a la verdad.28.05.2017 at 09:48 amLike
Juan Gasparini El gobierno del presidente ;acri deberia enviar al parlamento un proyecto de enmienda a la ley del arrepentido, que de ser aprobada establecería que las personas extranjeras, que en el exterior se arrepintieran ante la Justicia de hechos cometidos en Argentina, y fueran condenados por los mismos en otro país, podran presentarse a declarar y autoincriminarse en Argentina, sin riesgo de ser condenados una segunda vez. Sería una estupides desechar los testimonios de estos arrepentidos que pueden aportar pruebas de la corupción en Argentina para que se haga justicia.25.05.2017 at 01:21 pmLike
Juan Gasparini Como sobreviviente del cento clandestino de detención que funcionó en la ESMA, va mi voz de aliento a estos hijos de militares que participaron en la represión, para que remedien lo que les falta hacer a sus progenitores, que es colaborar con la justicia, aportar información y asi ir completando la lista de desaparecidos y las pruebas sobre casos represivos durante la dictadura militar.25.05.2017 at 01:00 pmLike