El periodista y el militante

Editorial

El periodista y el militante

En tanto observador del mundo, el periodista arroja una apreciación individual, distinta a la del militante, partícipe de un deseo colectivo. El periodista debe manifestar una toma de conciencia de la complejidad de la actividad política, sus contradicciones, puntualizando las diferencias que a veces se dan entre las promesas y la claudicación en los actos. Le cabe asimismo señalar el contexto, donde la supremacía de los imperativos de los partidos, clanes y organizaciones, suelen imponerse al interés general.En cambio, el militante asume gregariamente un proyecto y lo defiende tenazmente, abrazando sus claroscuros y concesiones. Resiste a la crítica y batalla para tomar o mantenerse en el poder. Por el contrario el periodista es una suerte de mercenario con principios. Gana un salario pero no escribe cualquier cosa. Tiene móviles y valores autónomos para apreciar la acción política, independientemente de compromisos sectoriales e ideologías. Su oficio es solitario. Fecunda obteniendo la confianza y el apoyo de los demás. Lo motiva la curiosidad y el entusiasmo por la información. Necesita firmeza para adquirir el conocimiento, enfrentar los obstáculos del combate profesional, y vencer a la ignorancia y el miedo.

última noticia

último reportaje

libro destacado

Las bóvedas suizas del Kirchnerismo

Este no es un libro de inventario sobre los bienes del multimillonario Lázaro Báez, sino sobre su indiciario proyecto de infiltración al sistema financiero suizo, presumiblemente con el fin de blanquear dinero…

Juan Gasparini Oficial Análisis razonado e implacable de un importante guerrillero centroamericano, hoy retirado de la lucha armada, sobre la última iniciativa militar de las FARC, que pone en crisis las negociaciones de paz con el gobierno colombiano.19.04.2015 at 10:38 amLike
Juan Gasparini Oficial Paciencia, todo llega.17.04.2015 at 02:27 pmLike
Juan Gasparini Oficial Siguen los gestos de Obama en la buena dirección para que se normalicen las relaciones con Cuba. El agresor retrocede y permite que el agredido se acomode a la nueva situación, en bien del pueblo cubano, que es el que sufre la dictadura de los Castro.15.04.2015 at 08:26 amLike