El periodista y el militante

Editorial

El periodista y el militante En tanto observador del mundo, el periodista arroja una apreciación individual, distinta a la del militante, partícipe de un deseo colectivo. El periodista debe manifestar una toma de conciencia de la complejidad de la actividad política, sus contradicciones, puntualizando las diferencias que a veces se dan entre las promesas y la claudicación en los actos. Le cabe asimismo señalar el contexto, donde la supremacía de los imperativos de los partidos, clanes y organizaciones, suelen imponerse al interés general.En cambio, el militante asume gregariamente un proyecto y lo defiende tenazmente, abrazando sus claroscuros y concesiones. Resiste a la crítica y batalla para tomar o mantenerse en el poder. Por el contrario el periodista es una suerte de mercenario con principios. Gana un salario pero no escribe cualquier cosa. Tiene móviles y valores autónomos para apreciar la acción política, independientemente de compromisos sectoriales e ideologías. Su oficio es solitario. Fecunda obteniendo la confianza y el apoyo de los demás. Lo motiva la curiosidad y el entusiasmo por la información. Necesita firmeza para adquirir el conocimiento, enfrentar los obstáculos del combate profesional, y vencer a la ignorancia y el miedo.

última noticia

Los derechos humanos en Venezuela bajo la lupa de la ONU

Los derechos humanos en Venezuela bajo la lupa de la ONU

Por 23 votos a favor, 7 en contra y 17 abstenciones, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU pidió a la Alta Comisionada de Naciones Unidas para Derechos Humanos, Michelle Bachelet, “un informe exhaustivo por escrito sobre la situación de los derechos humanos” en Venezuela…

último reportaje

libro destacado

Montoneros, final de cuentas

Montoneros, final de cuentas

Paco Ignacio Taibo II, uno de los biógrafos del Che, decía en su libro sobre Ernesto Guevara que “en la historia nadie es propietario de documentos, tan solo de interpretaciones”. Lleva razón…

Juan Gasparini Reliquia fotográfica de Fidel Castro en Veracruz, México, tomando café con leche y leyendo en un sitio celebre de la ciudad, cuando conspiraba para el desembarco en Cuba a fines de 1956, con fines de hacer la revolución socialista. Lastima que años después su proyecto terminó en una dictadura de partido único.19.02.2019 at 08:45 pmLike
Juan Gasparini Por si todavia quedan incautos sobre el fracaso de la revoluciôn cubana, modelo de partido unico que hace estragos en Venezuela, Nicaragua, y en muchos militantes kirchneristas en Argentina y en ciertos organismos de la sociedad civil que operan en la ONU, muy buena nota de un magnifico periodista chileno.18.02.2019 at 02:50 pmLike
Juan Gasparini Denigrar al padre y ningunear a la madre, es el aire que predomina en la hoja de ruta de Laurence Debray, un libro falto de rigor político, debil como investigación periodistica, y sin el sufiente amor y compación para con sus progenitores que le dieron envidiable educación y buena vida.16.02.2019 at 03:03 pmLike