El periodista y el militante

Editorial

El periodista y el militante En tanto observador del mundo, el periodista arroja una apreciación individual, distinta a la del militante, partícipe de un deseo colectivo. El periodista debe manifestar una toma de conciencia de la complejidad de la actividad política, sus contradicciones, puntualizando las diferencias que a veces se dan entre las promesas y la claudicación en los actos. Le cabe asimismo señalar el contexto, donde la supremacía de los imperativos de los partidos, clanes y organizaciones, suelen imponerse al interés general.En cambio, el militante asume gregariamente un proyecto y lo defiende tenazmente, abrazando sus claroscuros y concesiones. Resiste a la crítica y batalla para tomar o mantenerse en el poder. Por el contrario el periodista es una suerte de mercenario con principios. Gana un salario pero no escribe cualquier cosa. Tiene móviles y valores autónomos para apreciar la acción política, independientemente de compromisos sectoriales e ideologías. Su oficio es solitario. Fecunda obteniendo la confianza y el apoyo de los demás. Lo motiva la curiosidad y el entusiasmo por la información. Necesita firmeza para adquirir el conocimiento, enfrentar los obstáculos del combate profesional, y vencer a la ignorancia y el miedo.

última noticia

último reportaje

libro destacado

Montoneros, final de cuentas

Montoneros, final de cuentas

Paco Ignacio Taibo II, uno de los biógrafos del Che, decía en su libro sobre Ernesto Guevara que “en la historia nadie es propietario de documentos, tan solo de interpretaciones”. Lleva razón…

Juan Gasparini La crisis argentina que parece resultarle inmanejable al Presidente Macri y el destape de presuntos hechos de corrupción que afectarian principalmente a los gobiernos precedentes del matrimonio Kirchner, dan lugar a hipótesis sobre el futuro del país, como las que revela esta excelente nota de Perfil, en Buenos Aires, cuya lectura recomiendo.19.08.2018 at 12:10 pmLike
Juan Gasparini Este domingo se cumplen 15 años del asesinato en Bagdad por el terrorismo islámico, del brasileño Sergio Vieira de Mello, Alto Comisionado de la ONU para Derechos Humanos, enviado en misión política a Irak, tras la invasión de Estados Unidos. Su compañera, la argentina Carolina Larriera, quien sobrevivió al atentado, acaba de conseguir de la Justicia de Brasil, el reconocimiento que esa relación de pareja, desde marzo de 2001 hasta el fatídico 19 de agosto de 2003, equivale al de matrimonio, según la comunicación oficial que se adjunta aquí: http://www.juangasparini.com/documentos/2018-07-17-Nota-verbal-260-2018-Civil-Partnership-Carolina-Larriera.pdf

Foto: Lago Fagnano, Ushuaia, Argentina, 2001.
17.08.2018 at 12:39 pmLike
Juan Gasparini La #ONU pide a #Chile no aplicar Ley #Antiterrorista contra #mapuches por delitos contra la propiedad10.08.2018 at 11:08 pmLike