El ex-jefe de la policía guatemalteca negó en Ginebra que asesinó detenidos en la cárcel de Pavón Erwin Sperisen. Fotos: TRIAL 2014.

El ex-jefe de la policía guatemalteca negó en Ginebra que asesinó detenidos en la cárcel de Pavón

Erwin Sperisen, Director General de la Policía Nacional Civil de Guatemala (PNC), entre 2004 y 2007, negó haber participado en el asesinato de siete detenidos en la prisión de Pavón, en 25 de septiembre de 2006, al ser interrogado por el Tribunal Criminal de Ginebra este lunes.

“Para mí eso es falso, no vi esa escena, rechazo esas declaraciones”, dijo Sperisen, tras ser confrontados a fotografías supuestamente tomadas por la propia PCN vertidas en el expediente, en las que se veían personas prácticamente desnudas llevadas por la fuerza, y a los testimonios de varios testigos que le fueron leídas por la presidenta del tribunal, Isabelle Cuendet, y por el primer Procurador Yves Bertossa.

Pero Sperisen admitió que dirigió un equipo de centenas de miembros de la PNC que intervino en la recuperación del control de la prisión ese día, que había pasado a manos de los detenidos, un dispositivo integrado por unos 2000 miembros de las fuerzas de seguridad, operativo denominado Plan “Pavo Real”, destinado a reducir e inmovilizar a los detenidos supuestamente sublevados, pero no para matarlos, siempre según el jefe policial guatemalteco.

Las imputaciones formuladas por el tribunal y el Ministerio Publico indicaron que, al margen del plan oficial “Pavo Real”, existió un “Plan B”; que consistió en sacar a la población carcelaria de los pabellones, alinearla en fila india en un patio, llamar luego por megáfono a ciertos detenidos, para llevarlos de inmediato a otro lugar custodiados por dos policías cada uno, donde fueron asesinados, siete en total.

Sperisen relató que llegó al penal de “Pavón” vestido de uniforme por la mañana temprano del día señalado, y que hizo un recorrido por las inmediaciones acompañado por dos coroneles del Ejercito, y que asistió a dos reuniones de la plana mayor de las fuerzas que iban a irrumpir, en torno a los planos del sistema carcelario, en las que participaron junto a él, Javier Figueroa, su segundo en la PNC, y Víctor Rivera, asesor del Ministro del Interior (Gobernación), Carlos Vilmann.

En ese contexto, el Jefe de la PCN reconoció en un film que fue exhibido en la audiencia, la presencia del ministro Villmann y del Director del Sistema Penitenciario, Alejandro Giammattei, alrededor de vehículos en las inmediaciones de cárcel de Pavón, en horas todavía nocturnas, quizá en el amanecer de aquel 25 de septiembre, rodeados de tanques, autobuses y tropas fuertemente armadas.

“Nunca se me dijo que había prisioneros que se los iba ejecutar, en las partes que yo estuve no hubo tiros, me moví por alrededor de las áreas supervisando, no participé operativamente, fueron Figueroa y Rivera quienes me dijeron que hubo problemas y les tiraron”, a los prisioneros abatidos, precisó Sperisen continuando con su relato una vez que penetrara en el penal de Pavón.

Sperisen negó asimismo que desconoció que se hubieran desfigurado las escenas de los crímenes, y desconoció también las razones por las cuales la Procuraduría tardó tres horas en llegar al teatro de los hechos para recoger los cadáveres e investigar lo sucedido, afirmando que no conocía a los asesinados ni por sus nombres, y que nunca supo que hubo una supuesta lista con las identidades de los detenidos que iban a ser seleccionados para ser acribillados a balazos.

“Me informaron que hubo una confrontación, que hubo muertos, pero no pedí detalles sobre lo ocurrido”, concluyó Sperisen.

 

Investigadores de la ONU incriminan al ex-jefe de la policía de Guatemala en el juicio de Ginebra

Dos policías españoles mandatados por la ONU para investigar crímenes en Guatemala involucraron en una estructura estatal destinada a eliminar fugitivos y prisioneros a Erwin Sperisen, ex-Director de la Policía Nacional Civil de Guatemala (PNC) entre 2004 y 2007, doble nacional suizo y guatemalteco, en el juicio en su contra por diez asesinatos que se celebra en Ginebra, al caer la tarde de hoy lunes en esta ciudad.

“Sperisen participó en la recuperación y ejecución de fugitivos del penal “El Infiernito”, afirmó Fernando Toledo, policía español que trabajó de 2010 a 2011 en la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), creada por la ONU, al evocar la fuga de 19 prisioneros de la citada cárcel, de los cuales nueve fueron recapturados y siete asesinados, destacando el caso de Edwin Santacruz, abatido por un grupo vinculado al ex-Jefe de la PNC.

“Buscamos a los testigos en el sitio del asesinato y los llevamos a declarar a la fiscalía, conseguimos un video con Santacruz siendo interrogado; el informe de la autopsia indicó que lo mataron, y obtuvimos de la empresa “Telefónica”, las contactos telefónicos del día del hecho entre Sperisen, Víctor Soto (jefe de investigaciones criminales de la PNC) y Carlos Vielmann (Ministro del Interior)”, recapituló Toledo.

Toledo relacionó a Soto con Víctor Rivera, consejero de seguridad del ministro Vielmann, y con Javier Figueroa, segundo al mando de la PNC, en la autoría de la ejecución de otros dos fugados de “El Infiernito”, Julián Morales Blanco y José María Maldonado Sosa, “asesinatos que no se podían hacer sin la autorización de Sperisen”, sostuvo Toledo, refiriéndose también a la muerte de Santacruz.

“Soto, Figueroa y Rivera era imposible que actuaran sin la autorización de Sperisen”, confirmó por su lado Luis Modrego, otro policía español que trabajó para la CICG entre 2008 y 2010, quien investigó el Plan “Pavo Real”, la toma de control de la cárcel de Pavón, que se saldó con siete reclusos asesinados, una operación en la que aseguró intervino Sperisen.

“Hubo estructuras estatales paralelas”, resumió Toledo, mientras que Modrego indicó que durante sus averiguaciones, de las 200 personas que interrogó, unas 100 eran de “estructuras paralelas”, a las que tildó de “comandos” o “escuadrones de la muerte”, encargados de llevar a cabo ejecuciones, torturas y ganar dinero, “con la autorización de todos los jefes”, entre los que mencionó a Sperisen, quien desde que se inició el juicio el jueves pasado viene negando todas las acusaciones.

Antes de terminar la sesión vespertina de la vista oral, la abogada Alexandra López, defensora de la única querellante del juicio, María del Socorro Vásquez, madre de uno de los siete presos asesinados en la cárcel de Pavón, pidió una suspensión momentánea de la audiencia para hablar con su clienta por teléfono en Guatemala, quien venía de hacerle saber por una colaboradora de su oficina que dos hombres la habían visitado para forzarla a viajar a Suiza y presentarse en el juicio.

Tras veinte minutos de interrupción, al reiniciarse la audiencia al inicio la noche, la letrada López reiteró las amenazas que habría recibido su clienta en Guatemala, informando que había solicitado la protección en aquel país de la Procuraduría de Derechos Humanos, tras lo cual la presidenta del Tribunal Criminal de Ginebra, Isabelle Cuendet, hizo saber que se tomarían medidas para salvaguardar a los testigos que vinieran de Guatemala para testimoniar en este proceso.

Juan Gasparini, Ginebra, Suiza.

 


 

Archivos relacionados con esta noticia

> Para dar seguimiento al juicio día por día, consultar: http://www.ridh.org/Cobertura_Sperisen/.