Báez vuelve a recurrir en Suiza contra la investigación penal de su fortuna Lázaro Báez.

Báez vuelve a recurrir en Suiza contra la investigación penal de su fortuna

Dos sociedades vinculadas en Suiza al clan Báez, Teegan Inc y Helvetic Services Group, recurrieron ante el Tribunal Federal (TF), máxima instancia judicial de éste país, el fallo del Tribunal Penal Federal (TPF), semejante a la Cámara Nacional de Casación en Argentina, un dictamen que recientemente avalara las investigaciones de la fiscalía helvética sobre presunto lavado de dinero tocante al empresario patagónico, confirmó dicha fiscalía.

Las diligencias penales involucran a una decena de cuentas relacionadas con Báez, sus cuatro hijos, (Martín, Leandro, Melina Soledad y Luciana Sabrina), junto a las dos sociedades que han apelado al TF, y una tercera, todavía desconocida públicamente. De la trama surge omnipresente el supuesto testaferro de Lázaro Báez en Suiza, el ítalo-argentino Néstor Marcelo Ramos, mandatario de las sociedades incriminadas y de no se sabe cuántas de las cuentas bloqueadas en dos bancos de Ginebra, Lombard Odier y Safra-Sarasin.

Del veredicto atacado por Lázaro Báez se desprende que la sociedad panameña Teegan Inc, piloteada por un hijo Martín, abrió inicialmente una cuenta en el Lombard Odier, la cual se mudó ulteriormente al Safra-Sarasin, que se sumó a otra que, con antelación, había emprendido la misma ruta en el mapa de Ginebra. Ese sería el tramo final del camino que habría transitado la parte hasta hoy reconstruida de los 55 millones de euros que, se calcula, fugaron en la operación detectada hace un año en Buenos Aires, Montevideo y Ginebra, cuya procedencia criminal trata de establecer fehacientemente el Ministerio Público suizo.

Helvetic Services Group adquirió, como es sabido, la financiera SGI en Buenos Aires, apodada La Rosadita, que detentora un gran escándalo mediático y judicial. Y según la pesquisa del defenestrado fiscal José María Campagnoli, aquellos 55 millones de euros depositados en Suiza, fueron a continuación reciclados a instancias de Helvetic Services Group. Gracias a los servicios del Safra-Sarasin, se transformaron en bonos de la deuda externa argentina, cuyo porcentaje significativo terminó liquidado en una cuenta del Banco Nación en Buenos Aires perteneciente a Austral Construcciones, la adjudicataria insignia de las licitaciones públicas acaparadas por Lázaro Báez.

Maurice Harari, el abogado suizo que defiende a Teegan Inc. y a Helvetic Services Group, no respondió a una consulta periodística sobre el recurso que acaba de ser presentado. Sin embargo, en sus alegaciones recogidas por la decisión contra la que viene de apelar, se quejó de la “insuficiencia de sospechas” en cuanto a “la existencia del crimen previo al blanqueo de dinero”, es decir las infracciones que hipotéticamente debió cometer el clan Báez en Argentina para recolectar los 55 millones de euros de dinero sucio que se le atribuye, botín posteriormente lavado en Suiza, antes de retornar limpio a la Argentina.

Al respecto, el letrado recordó entonces que el juez argentino que entiende en la causa en Buenos Aires, Sebastián Casanello, envió un exhorto a Suiza que fue rechazado el 26 de julio de 2013, a raíz de no mencionar el delito previo al blanqueo de dinero, imprescindible para formular una acusación en regla. Harari aventuró que Casanello no va a insistir con un nuevo exhorto “en la medida que las informaciones requeridas por Suiza no existen”.

Acaso para subsanar ese eventual faltante, el Ministerio Público ha prometido que enviará una comisión rogatoria a la Argentina, susceptible de obtener la prueba sobre la procedencia ilegal de los capitales descubiertos en Ginebra, que abriría las puertas a la inculpación de Lázaro Báez, sus cuatro hijos, y al administrador en Suiza, Néstor Marcelo Ramos.

Juan Gasparini, Ginebra, Suiza. Autor de Las bóvedas suizas del Kirchnerismo.